inversión inmobiliaria

Seguros inmobiliarios

By octubre 16, 2018 No Comments
contratar-seguro-inmobiliario

Tener un inmueble implica un gran esfuerzo económico, incluso si fue la inversión de un dinero extra que tenías. Tomar las precauciones para mantenerlo en buenas condiciones y evitar que pierda valor o se dañe por completo es importante.

Esta vez te queremos hablar de una herramienta financiera que pocos conocen y utilizan: los seguros inmobiliarios. De acuerdo con GNP Seguros, solo el 5% de las casas habitación mexicanas cuentan con un seguro de este tipo.

¿Qué es un seguro inmobiliario?

El seguro inmobiliario es un producto financiero que protege cualquier tipo de inmueble para habitar ante cualquier situación que lo afecte o dañe.

Dependiendo de la zona donde esté tu inmueble, puedes requerir protección contra terremotos, huracanes y erupciones volcánicas. Algunos seguros inmobiliarios también te cubren contra:

  • Daños causados por terceros.
  • Robos.
  • Incendios.
  • Daños causados a terceros.

En los más completos encontrarás protección para tus muebles aunque hay ciertas consideraciones a tomar en cuenta.

Dónde puedo conseguir un seguro inmobiliario

Son ofrecidos por aseguradoras especializadas y por instituciones bancarias. Para obtener un seguro inmobiliario, solo necesitas acudir a la aseguradora de tu preferencia y solicitarlo.

También puedes solicitar la visita de un agente de seguros desde la página web de la empresa de tu elección. Compara varias aseguradoras reconocidas para entender qué te ofrecen. A partir de ahí, solicita información en las que te parezcan más atractivas.

Al momento de realizar tu búsqueda, elige solo empresas reconocidas y con gran trayectoria en su mercado. Un buen punto de partida es la página de la CONDUSEF y la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

¿Qué cubren los seguros inmobiliarios?

Un seguro inmobiliario puede cubrir un amplio abanico de situaciones relacionadas con el inmueble. Esto incluye a sus habitantes y terceros que se pueden ser afectados.

Los seguros inmobiliarios más básicos solo dan cobertura contra situaciones relacionadas con el clima o fenómenos naturales. Dependiendo del lugar donde vivas, estos pueden ser:

  • Terremotos.
  • Huracanes.
  • Erupciones volcánicas.

Aunque la aseguradora te indicará el tipo de protección que requieres, puedes solicitar la cobertura completa. Esto parecía innecesario antes, pero luego de los temblores de 2017 quedó claro que considerar aquellos factores poco comunes puede hacer la diferencia entre quedarte sin patrimonio y salir rápidamente de una situación negativa.

En lo que respecta a coberturas más amplias, encontrarás seguros que te protegen contra daños causados por terceros, daños causados a terceros y robos. El objetivo de este tipo de protección es evitar que tu patrimonio entero se vea afectado, y si ocurre, que no te cause daños económicos irreparables.

En esta cobertura entran en juego la protección contra fugas de agua propias o de tus vecinos, robo de tus muebles, caídas de árboles en tu casa, derrumbes de bardas que pueden dañar la casa o departamento vecino, etc.

Si consideras que un seguro inmobiliario es poco relevante para ti porque vives en un piso alto, analiza qué pasaría si tu vecino tiene una fuga de agua que afecta tus muebles. Las pérdidas más graves no tienen que ver propiamente con el inmueble, sino con lo que hay dentro.

Los seguros inmobiliarios con cobertura total suelen considerar factores más personales como acceso a ambulancias y servicios a domicilio (médico, abogado, plomero, etc.). Esta clase de seguros también protegen a los inquilinos y sus bienes. Esto te permitirá cobrar rentas más elevadas y estar más tranquilo respecto a la plusvalía de tu inmueble.

Casos en que deberías contratar un seguro inmobiliario

La respuesta corta a esta pregunta es “todos”. Ya sea que adquieras un inmueble, que toda la vida hayas vivido en él o que lo rentes, no debe faltarte este seguro.

De acuerdo a tu perfil, requerirás algunas características en particular:

  • Inversionistas que adquieren un inmueble para generar ingresos extra. Si tienes planeado comprar un departamento para rentarlo, procura que desde el primer día esté cubierto. Te recomendamos buscar seguros inmobiliarios que proteja a tus inquilinos y contra daños causados por los inquilinos.
  • Familias. Es importante que pienses tanto en su comodidad como seguridad. Por eso, el seguro inmobiliario debería cubrirlos en todo lo que sea posible. Algunos seguros incluyen atención médica, ambulancias y cobertura.
  • Dueños de inmueble para descanso. ¿Te interesa un departamento solo para pasar algunas horas a la semana o día? Podrías pensar que una cobertura básica es suficiente pero no es así a menos que el inmueble esté prácticamente vacío. En caso de que tengas muebles y un lugar completamente adaptado para vivir en él, te recomendamos que busques cobertura total.

Requisitos para contratar seguros inmobiliarios

Cada aseguradora tiene su propio listado de requisitos para aceptar a sus asegurados. Será necesario que:

  • El inmueble esté en territorio nacional.
  • Que seas dueño o tengas alguna clase de poder de decisión sobre el mismo.
  • Indiques toda la información relativa a tu inmueble (ubicación, medidas, tipo de uso, tipo de materiales de construcción, número de pisos, número de habitantes y cualquier dato específico que requiera la aseguradora).
  • Señales el alcance de la cobertura (personas, áreas, menaje, etc.)
  • Firmes el contrato, indiques la periodicidad de pago y realices los pagos.

En general, contratar un seguro inmobiliario es sencillo y económico para la protección que te otorga aunque existen consideraciones particulares que pueden hacer inviable a tu casa o departamento. Para garantizar que tu póliza e inversión realmente te da los beneficios esperados, siempre habla con la verdad.

Últimas consideraciones al contratar seguros inmobiliarios

¿Tu inmueble tiene características que lo hacen inviable para alguna aseguradora o que te generan una prima muy alta? Asesórate con un experto para encontrar puntos a mejorar y reducir el costo de la prima.

Considera que factores como una mala construcción o presencia de grietas pueden evitar que tu inmueble sea asegurado. En estos casos, solo hace falta hacer reparaciones y cambios para ser aceptado.

Los inmuebles que están cerca de volcanes, lagos, mar y otros elementos naturales de riesgo suelen tener pólizas más caras. Reduce la inversión añadiendo mecanismos de seguridad y cambios en la construcción. Te sugerimos que revises con un especialista sobre las alternativas disponibles.

En Altea te recomendamos que siempre tengas uno contratado para garantizar que tu sky home está seguro.